3 de septiembre de 2015

Reseña: La restauradora, de Amanda Stevens




Titulo: La restauradora
Autor: Amanda Stevens
Saga: La reina del Cementerio1/6
Editorial: Roca Editorial
Género: Paranormal/Misterio
Encuadernación: Tapa Blanda
Precio: 18,90 €
Páginas: 368






Amelia Gray tiene veintisiete años y puede ver fantasmas. Heredó el don (o maldición) de su padre, y también a través de él supo las reglas que debe respetar para poder convivir con ello y llevar una vida tranquila: 1, no alejarse de los campos santos; 2, ignorar la presencia de fantasmas a tu alrededor, aunque ellos quieran hacerse presentes; y 3, no relacionarse con personas a las que los espíritus acechan; 4, No tentar nunca al destino. Amelia se dedica a restaurar cementerios y siempre cumple con las reglas que su padre le impuso. Un asesinato en uno de los cementerios en los que está trabajando la pone en contacto con un detective acechado. Y hay algo que la empuja a estar cerca de él, a pesar del peligro al que se expone. Deberá decidir si ayudar al detective o preocuparse por sus reglas y su propia seguridad.







 
No se como empezar una reseña después de tanto tiempo, pero sin duda tengo mil cosas que decir de este libro y de esta saga. "La restauradora" lo encontré prácticamente por casualidad en la biblioteca de mi ciudad, y no dude en llevármelo a casa. Prácticamente nada más empezar a leerlo sabía que no podría parar hasta acabarlo. Para mi ha sido el gran descubrimiento de este verano, puesto que he leído la saga al completo en el mismo mes. Me habría sido imposible resistirme.
Como empezar describiéndolo...La sinopsis en sí puede que no sea muy atrayente, no suelen gustarme este tipo de géneros fantásticos  pero tras leer parte de la saga de Darynda Jones, no pude resistirme. Y claro le di una oportunidad. Además también tengo que decir que anteriormente había leído muy buenas criticas.

La restauradora es un libro que podría enmarcarse en el ámbito de lo paranormal con toques policíacos, en donde la protagonista puede ver fantasmas y entes del "otro lado", pero como contrariamente suele suceder ella no los busca, sino que los evita y actúa como si no los notara, e intenta pasar desapercibida. Además en este caso los fantasmas no buscan de los humanos su ayuda para pasar al otro lado, sino que lo que más ansían es permanecer con los vivos y sentirse parte de ellos, por eso usan su energía vital para mantenerse, acechando a todo aquel con el que este ligado o manifieste que puede verlos. Porque lo que más ansían es reconocimiento por parte de la gente viva.


La vida de Amelia es normal, monótona. Se dedica a restaurar cementerios, oficio que imitó de su padre, quien también puede ver fantasmas y se dedicaba a lo mismo. Creció en un cementerio, y siempre le agrada estar en ellos (en la gran mayoría) porque son campos sagrados donde se respira paz. Pero esta paz se enturbia cuando una noche el detective Devlin le comunica que han encontrado el cadáver de una persona en el cementerio que esta restaurando, y a partir de aquí habrá mil y un acontecimientos que hará que Amelia se vea envuelta en el caso, revelando secretos que hacía años habían sido enterrados. A su vez, su relación con el detective se vuelve más intensa, aun sabiendo que esta condenada al fracaso, puesto que estar con el significa incumplir todas las reglas que hasta ese momento seguía forma estricta. Y es que el detective esta siendo acechado por los fantasmas de su hija y su mujer, ya que ambas murieron en un trágico accidente. Aún así Amelia decide saltarse las reglas, y decide investigar y ayudar al detective. Pero pronto descubre que sus fantasmas no son como los demás.



Puedo decir que he leído el libro en muy poco tiempo porque era incapaz de despegarme de sus páginas y necesitaba saber más y más. Al tener una trama tan policiaca y misteriosa es absolutamente imposible dejar de leer hasta el final. Y aún así, cuando llegas al final necesitar tener en tus manos su segunda parte. He disfruta mucho con este libro, sin duda una de las mejores sagas que llevo leídas este año, y no puedo dejar de recomendarlo. Hay muy pocos momentos que se hagan monótonos y aburridos. La protagonista es fuerte y su carácter genial, además muestra una clara evolución cuando decide saltarse las reglas cuando lo creer conveniente. Por otro lado, su narración en primera persona hace que el resto de personajes sean secundarios y estén algo apartados, sin que sepamos demasiado de ellos, lo que hace que Devlin este envuelto en una capa de misterio en la totalidad del libro. Otro apunte positivo, es la forma de llevar la relación "amorosa" entre ambos protagonistas, puesto que siempre esta en el aire y no se hace demasiado pesada. Quizás hasta le falte un poco más. Aún así se agradece mucho que se centre en resolver el caso.

Resumiendo, recomiendo totalmente La restauradora para todas aquellas personas que les gusten las  historias de misterio o paranormales llenas de intriga. Es una lectura muy suave y adictiva que no se podrá dejar de leer hasta llegar a la última página.





4 comentarios:

  1. Seguramente lo lea
    lo tengo apuntado
    un beesito

    ResponderEliminar
  2. Hola^^
    Aunque este tipo de historias me suelen gustar, la verdad es que esta saga no me termina de llamar así que por ahora no me planteo leerla.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. A este le tengo muchas ganas =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. A mi gustó mucho al prinicipio y al final me defraudó bastante y no seguí con la saga. No sé exactamente qué me esperaba, pero algo más... Me alegra que tú si los hayas disfrutado :)

    ResponderEliminar